Viaje con nosotros (II): Good job!

Good point, good job, good job!

Good point, good job, good job!

Os juro que al que me diga buen trabajo una vez más lo…

Ayer llegué a las 9:15 a casa después de una jornada de 40 horas, resultado del segundo viaje en menos de un mes a los EE.UU.. Esta vez mi viaje fue debido a un curso de formación obligatorio que tengo una vez por cada categoría profesional en la empresa, y que es requisito indispensable para ascender.

En ese contexto, los profesores y el resto de los alumnos ponen en práctica su hiperglucemia laboral. Ante cualquier pregunta, por tonta que sea, obtienes a cambio tu this is a very good question, “esa es una muy buena pregunta”. Ante cualquier respuesta, se acertada o inacertada, obtienes a cambio tu good point; very good job, actually; good job, good job!, “esa es buena; muy buen trabajo, por cierto, ¡buen trabajo, buen trabajo!”.

En Estados Unidos tienen una técnica psicológica a la hora de valorar la implicación en un trabajo o en un curso, que aquí nos pone colorados de la vergüenza ajena que sentimos. Ante cualquier participación, te halagan hasta la náusea. ¡Buen trabajo, excelente, genial! Todos los extranjeros (asiáticos, europeos, latinoamericanos, …) estamos acostumbrados a que se nos valore por lo que hacemos por encima de las expectativas. Quiero decir, si tú participas en un curso o haces tu trabajo, es lo que tienes que hacer. Se te reconoce en tu sueldo o con un simple “gracias”, y si crees que te deben más cosas, lo que te dicen es que no te equivoques: has hecho aquello por lo que se te paga, es decir, si haces menos te vas a la calle. Sólo si destacas, contribuyes por encima de las expectativas o si das una idea brillante en el proyecto, se te dice “buen trabajo”, o “excelente pregunta”, o “lo has hecho muy bien”. Sólo, precisamente, si lo haces muy bien.

En Estados Unidos, alabarte es la respuesta por defecto.

Eso tiene un doble filo, y en mi opinión, ambos filos son negativos. El primero es que si eres mediocre, para animarte a ser mejor te van a decir “¡¡¡buen trabajo!!!“. Diciéndote eso, realmente no te dicen nada, por lo que te puedes ver con una subida de sueldo del 0% o, directamente, en la calle si hay crisis. Porque con ellos, hacer un “¡¡¡buen trabajo!!!” es no haber hecho nada especial. Mucha gente de otras culturas puede pensar, de buenas a primeras, que lo están haciendo estupendamente perfecto, relajarse y echar a perder su carrera profesional. El otro filo es precisamente que lo especial, si se hace muchas veces, pierde todo su carácter especial. Decir “buen trabajo” de modo gratuíto desvirtúa completamente la frase. Si te dicen “buen trabajo” el 100% de las veces que contribuyes con algo, la frase “buen trabajo” pierde su sentido y su valor: no vale nada. En Europa, que te digan que has hecho un buen trabajo es algo bueno. Una garantía de que estás haciendo lo correcto para subir, crecer, aprender. En EE. UU., es lo estándar. Es que no has metido la pata. Es algo que carece por completo de valor. Si no te dice “buen trabajo” es que te odian en lo profesional, y probablemente te odien con avaricia.

Me quedo con la manera española, es menos infantil. Te dicen bien por lo que está bien, realmente, y mal por lo que está mal, realmente. Y lo que se supone que tienes que hacer (participar, ayudar, trabajar) no es un buen trabajo: es la justificación de tu sueldo. O lo haces, o te vas…

About these ads

2 pensamientos en “Viaje con nosotros (II): Good job!

  1. Creo que no hay que ser drástico con el tema. Está claro quer recibir halagos cada vez que haces algo no tiene ningún sentido ya que es tu trabajo. Pero de vez en cuando algún reconocimiento siempre es agradable. Cuando haces un trabajo bastante duro o a toda prisa, aunque sea tu trabajo, está bien recibir una felicitación, puesto que realmente te ha costado llevar a cabo esa labor.

    Cuando empecé a trabajar, eché de menos de vez en cuando algún ánimo, ya que sólo recibía “feedback” en los casos que había algún fallo, y eso te crea una sensación de mediocridad.

  2. Nadie está siendo drástico, precisamente esa reflexión que haces tú es la correcta (y la que defiendo en el post): que se te reconozca aquello que haces por encima de las expectativas: ya sea en el tipo de trabajo, en el calendario o en el esfuerzo.

    No tiene sentido que entregues un excel que llevas haciendo 20 años y que te digan “good job”, pero sí que te den las gracias y te digan que lo has hecho bien cuando haces un trabajo que no cae dentro de tu “patio directo”, o cuando asumes más responsabilidad y demuestras poder hacerlo bien, o cuando un trabajo para el que deberías tener 2 semanas, lo haces en 1 y además bien hecho.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s