Menú

Gabriel Viso

Un blog y un podcast, por Gabriel Viso

Mis primeras impresiones con Android

Llevo 3 días usando el Samsung Galaxy SII, y mis primeras impresiones respecto al propio teléfono y a Android son muy buenas. Viniendo de usar BlackBerry anteriormente y un iPod Touch de primera generación, he de decir que la primera experiencia no ha sido nada chocante, he encontrado las funciones necesarias para arrancar y comenzar a usar el teléfono en profundidad en muy poco tiempo.

De forma muy resumida:

Contras (o dónde gana la BlackBerry al Samsung GSII / Android, según el caso):

  • Echo en falta un led indicador en el Samsung GSII de que el dispositivo tiene notificaciones por revisar. Este punto es una carencia que no entiendo en un teléfono de gama tan alta. Si no oyes la notificación o no notas la vibración, tienes que pulsar un botón de forma que la pantalla se encienda. Cuando además la pantalla consume tanta potencia, no tener un led para alertar al usuario es, directamente, un fallo de diseño: en la práctica acabas encendiendo la pantalla cada dos por tres para comprobar si hay algo que leer o contestar.
  • La respuesta del teclado táctil es mucho peor que la de un teclado físico tan estudiado como el de BlackBerry, y aunque trae el Swype, me está costando acostumbrarme. Quizá es culpa mía y no debería pretender teclear tan rápido.
  • La sincronización de GMail (servicio gratuíto) a veces (a lo mejor el 1%) falla al enviar correos, cosa que con BlackBerry no ocurre al enviarlos la infraestructura del dispositivo. Eso es lo que ya sabíamos, cuando funciona BlackBerry, es lo mejor para el correo 😀
  • No encuentro el corrector ortográfico integrado previo a las funciones de envío de mensajes. Esto, con un teclado táctil, es imprescindible.

Pros:

  • La pantalla. El contraste que tiene es lo mejor que he visto en la palma de una mano. El negro que representa es igual de negro que el de la carcasa del teléfono, a pesar del brillo de la pantalla.
  • La cámara es espectacular. Tanto las fotos de 8 megapíxels como los vídeos a 1080p.
  • Tal y como sospechaba y ya había podido ver en teléfonos y tablets de amigos, las aplicaciones en Android tienen un acabado completamente diferente a las de BlackBerry. Eso, unido a la respuesta del teléfono en cuanto a rapidez y fluidez, y a la calidad de su pantalla, ofrecen una experiencia de usuario brutalmente mejor que la BlackBerry que yo tenía.
  • La batería dura más de lo esperado. Recibiendo unos 50 correos electrónicos, contestando un 30% de los mismos (cuando estoy en el ordenador intento no zarpear en la pantalla táctil), revisando y actualizando twitter, foursquare y Google+ frecuentemente y leyendo las suscripciones en Google Reader, probando la cámara, etcétera (vamos: la actividad propia de un novato ansioso), me ha durado 12 horas y algo más. Por lo que me comentaban, pensaba que duraría 8 a lo sumo.
  • Exchange: la entrega de los correos al teléfono es inmediata. Llegan antes los correos electrónicos al teléfono que al Outlook del portátil.
  • Android Market: está muy bien, y es muy cómodo poder seleccionar aplicaciones en un navegador y que éstas se descarguen solas al teléfono (sin conectarlo al PC). Muy superior al BlackBerry Appworld, desde el punto de vista del usuario.

He de decir, eso sí, que tan pronto como desempaqueté el teléfono, lo primero que hice fue cargarlo completamente y actualizarlo a través de Kies (el programa de conexión al PC de Samsung). La versión de Android de la que dispongo es la 2.3.5.

Conclusiones: para mensajería segura y con garantías y escritura eficaz de textos, la BlackBerry es claramente superior si no tenemos en cuenta el “apagón” de 4 días que sufrimos en Octubre. Creo que no me equivoco si digo ahora mismo que nunca jamás conseguiré escribir igual de bien y de rápido con una pantalla táctil que con un teclado tan bien estudiado para los pulgares. Para leer artículos, consultar páginas y usar aplicaciones que vayan más allá de la mensajería, me quedo con un Android con una pantalla bien grande, como la del Galaxy SII.

Razones para mi cambio de BlackBerry a Android

El miércoles 14 iré a una tienda Orange, en el 187 de la calle Arturo Soria, a buscar un Samsung Galaxy SII negro. Ese mismo miércoles lo sacaré de la caja y lo activaré por WiFi para usarlo a partir del viernes 16, ya con la tarjeta SIM, cuando el proceso de portabilidad termine.

Samsung Galaxy SII (imagen de Samsung)

Hasta ese momento soy usuario de una BlackBerry 9300 (“Curve 3G”) que me ha dado muchas alegrías y un resultado fantástico, salvo cuando la red de BlackBerry sufrió problemas globales. Que quede por delante que las BlackBerry me parecen unos dispositivos estupendos. ¿Por qué cambiar entonces? He aquí mis razones principales:

  • Trabajo en una empresa que trabaja con Microsoft Exchange, que no ha comprado la infraestructura BlackBerry Enterprise Server (BES), y que por políticas de seguridad no permite configurar el correo a través del BlackBerry Internet Services; eso supondría depositar las credenciales de acceso en el servidor del operador. RIM no tiene contemplado en su estrategia el desarrollo de un cliente Active Sync tradicional para sus dispositivos porque esta tecnología compite frontalmente con el BES. Por lo tanto, no puedo configurar el correo de la empresa para comprobarlo cuando no tengo el portátil cerca.
  • Vodafone no permite el uso de las BlackBerry como módem (cosa conocida como tethering). Es decir, en las tarifas de particulares no se puede compartir la tarifa de datos con un PC. En ninguna. Esto sucede porque, cuando Vodafone contrató el BIS, excluyó el tethering de dicho contrato por cuestiones de costes. Al parecer, con las BlackBerry el tráfico del PC viajaría a través del BIS en ese caso, necesitando un servicio de mayor capacidad a nivel de infraestructura. Por lo tanto, con una BlackBerry de Vodafone no se puede hacer tethering.
  • Las aplicaciones de BlackBerry tienen un acabado bastante peor que las de Android o iPhone.

Realmente y salvo por la tercera razón, que es la menos importante,  mi salida del mundillo BlackBerry está causada precisamente por su infraestructura, sobre la que ya me despaché a gusto hace poco.

Aunque eso es otra historia, el cambio de operador viene por lo siguiente:

  • Si esperase a la política de Vodafone de retención de clientes en abril de 2012, y suponiendo que Vodafone aplicase lo que viene aplicando (el “ingreso” de 2.000 puntos Vodafone), el Samsung Galaxy S2 me costaría cerca de 270 €, y el Galaxy Nexus todavía más. Con la oferta de cambio a Orange, me ha costado la mitad incluso pagando la penalización. Pero esto no es lo más importante, ya que si la tarifa fuese mejor, obviamente a largo plazo me compensaría permanecer en Vodafone.
  • La tarifa Delfín 40 me sale mejor que cualquier tarifa Vodafone. Incluso cuando me llamaron para la contaoferta, bien por la cantidad de minutos a 0 €, o por servicios de valor añadido en datos, esta tarifa y a este precio es a día de hoy y para mí, mi mejor opción. La tarifa permite realizar tethering (que, con Android, se puede hacer por WiFi) y también realizar llamadas mediante Voz sobre IP, con Skype, Tango, Viver o Google Talk. Aparte, claro está, de ser una tarifa de datos completamente ilimitada con reducción de velocidad al superar los 500 MB.

Otro día hablaré sobre mi opinión de Android, cuando lo pruebe de verdad, desde el punto de vista de un usuario que se despide de su BlackBerry (al menos por ahora). En cuanto a mi elección y pese a que el 80% de los servicios que uso son de Google, estuve valorando la posibilidad de cambiar a Windows Phone con el Nokia Lumia 800, pero al parecer este teléfono es un poco “especialito” a la hora de usarlo como módem: eso es realmente lo que me hizo descartarlo totalmente. También valoré el iPhone, pero ya tengo un iPod Touch y me apetece probar Android y programar alguna que otra aplicación para él. En cuanto al modelo concreto de teléfono, éste me ha gustado por:

  • El tamaño y la calidad de su pantalla, fundamental a la hora de leer noticias y artículos.
  • Va a ser actualizado a Android 4.0.
  • Samsung planea hacer menos intrusivas sus modificaciones sobre Android, lo cual agilizará las actualizaciones llegado el momento.
  • Su rapidez y calidad en general. No conozco a nadie que hable mal de este teléfono, y he tenido uno entre mis zarpas y la pantalla táctil responde bastante bien incluso con mi torpeza natural.

Tengo ya unas ganas que no quepo…

[FOTO: Samsung]