Archivos mensuales: enero 2012

Las 10 aplicaciones Android que más uso

Ordenadas por frecuencia:

  1. GMail — el cliente de correo oficial de Google para Google Mail.
  2. Twitter — aplicación oficial de esa dicha social, que fue la primera que usé.
  3. Google Reader — para las suscripciones.
  4. Google+ — red social de Google.
  5. Path — red social extremadamente sencilla con la intimidad / privacidad como principal característica. No es posible compartir las publicaciones de otras personas, ni siquiera copiar texto al portapapeles o descargar una fotografía, aunque puedes compartir tus publicaciones con Foursquare, Twitter y Facebook. Exclusivamente disponible en Android y iPhone.
  6. Foursquare — red social de locales. Especialmente útil para conocer recomendaciones (p.e., “En el Bar Tolo lo mejor es el licor café, y te ponen una rosquilla para que mojes.”) y para conseguir descuentos (“Specials”) en los locales que usan de forma activa esta red.
  7. Camera360 Ultimate — aplicación de cámara de fotos con un gran número de ajustes posibles, filtros y efectos. Es de pago, pero en navidad un señor avisó de que la regalaban, y me la descargué rapidísimamente.
  8. Email — Cliente de correo multicuenta, de serie. Para el correo del trabajo.
  9. WhatsApp — El cliente de mensajería instantánea más difundido entre mis contactos.
  10. Google Talk — El segundo cliente de mensajería instantánea más difundido entre mis contactos.

Y tú, ¿cuáles son las aplicaciones que más usas en tu móvil (no tiene que ser Android)?

(P.D.: Facebook ocupa el lugar 11, seguida por Shazam. Esta última sirve para “escuchar” una canción –por ejemplo, en un local– y que Shazam te diga de quién es y su título, para que luego la puedas buscar).

Bravo, Etxebarría; bravo, Bravo.

En este primer post del año 2012 me apetece compartir una reflexión acerca del programa de Radio Nacional de España que esta madrugada emitió un debate improvisado entre David Bravo y Lucía Etxebarría, y cómo esa improvisación y el carácter de los dos interlocutores echó a perder el fondo, interesante en cualquier caso: la Ley Sinde, el Canon Digital y las modificaciones que el nuevo Gobierno está cursando sobre ellos.

Que quede por delante que respeto al máximo a David Bravo y aunque no lo conozco personalmente me inspira cierta simpatía, y que aunque no conozco la obra de Lucía Etxebarría y desde el desconocimiento personal me inspira cierta antipatía, la respeto igualmente al máximo. También que quede por delante que estoy en contra de la ley Sinde, pero no soy ningún delincuente, al menos no lo soy según el código penal vigente.

Esta entrada se resume en un par de conceptos: si dos interlocutores en un debate se ciñen a exponer aquello de lo que saben, sin alusiones ni increparse, el debate surge por sí solo en el oyente y cada uno saca sus propias conclusiones, y además se van a dormir sin haber oído una sarta de insultos encubiertos, elucubraciones, falacias e interrupciones contínuas. Citando a Francisco Kovacs, muchas veces… “no se trata de opinar: se trata de saber, o no saber”.

Sigue leyendo Bravo, Etxebarría; bravo, Bravo.