Resolución de problemas al recuperar Windows 7 en un HP Pavillion

Darik's Boot and Nuke, en acción

Desde hace algo menos de 2 años tengo un HP Pavillion DV6-3182es. Podría hablar maravillas de esta Máquina, pero no es el caso. Es decir, funciona muy bien (sí), pero la entrada va de lo nefasto de su mecanismo de recuperación del sistema y de la absurda atención al cliente de HP.

Recuperación del sistema es el tecnicismo comercial que utilizan algunos fabricantes de ordenadores para no entregarte un DVD  original del sistema operativo, en este caso, Windows 7, más otro de controladores propios de la configuración del equipo que te han vendido. En lugar de eso, que sería lo mejor y más sencillo, se inventan un arco de iglesia que consiste en enlatar todo junto, de forma inseparable entre sí y de forma inseparable, al mismo tiempo, del ordenador que has comprado. En el caso de HP, lo que hacen es entregarte un PC sin ningún DVD en absoluto, y con 2 herramientas:

  1. Una partición de recuperación, que contiene todo lo que necesitas para que, en caso de corromperse el sistema operativo y necesitar reinstalarlo, lo puedas devolver al estado original de cuando lo compraste, pero con la ventaja de darte la opción de rescatar documentos, fotos, música, etcétera, del disco duro (en tanto en cuanto ese contenido sea accesible). Este proceso puede iniciarse desde el menú de arranque de la BIOS, o como veremos, desde el escritorio de Windows.
  2. El HP Recovery Manager, una herramienta de recuperación que, desde el escritorio de Windows, permite lanzar el proceso de recuperación usando la partición anterior, y además también crear un juego de DVD’s equivalente para el caso en el que todo el disco duro se fuese al garete. La cosa es que hay que hacer este juego de DVD’s con la cabeza fría ya que el proceso sólo se puede ejecutar una vez en un PC.

Leído así, suena fenomenal. Es una idea estupenda que abarata costes y además resulta práctica y parece robusta. La realidad no es tan bonita.

Personalmente he usado los dos mecanismos en varios supuestos. Os voy a contar cómo resolver los problemas que da la segunda de las opciones, que son muchos, en cuanto la situación del PC a restaurar se sale de lo que HP considera un usuario medio. Es decir, el mero hecho de reparticionar el Windows para tener una partición de datos y otra de sistema es incompatible con el mecanismo de recuperación de HP: si lo haces fallará. Imaginaos lo bien que le puede sentar que instaléis Linux en paralelo a Windows. Como un tiro. O que tengáis un virus que os cambie la estructura de particiones del disco. O cualquier otra cosa.

  • Problema: habiendo instalado Linux, los discos de recuperación no funcionan.

La realidad es tan cutre que si instalas Linux y, desde esa situación, insertas los DVD de recuperación, el proceso no funciona en absoluto. Es decir, si hay “algo inesperado” en el Master Boot Record, como puede ser GRUB, o si hay particiones con un formato que no es NTFS o FAT, el proceso falla. Irremisiblemente. No hay forma de que funcione. El proceso te permite grabar un fichero de trazas para enviar a HP y que te hagan un diagnóstico del problema, pero como veremos más adelante, esto sólo sirve si tu PC tiene menos de un año (si no, que te den… tal cual os lo cuento). A uno se le puede ocurrir pedir a HP un juego de DVD’s de recuperación pensando que el problema es que los suyos no funcionan, pero no es el caso.

Para poder usar el juego de discos de recuperación de HP partiendo desde una herejía tecnológica como una instalación de Linux, hay que hacer un borrado total del disco.

Para eso existe una utilidad llamada Darik’s Boot and Nuke, o DBAN, que no es otra cosa que un CD-ROM que sirve para borrar completamente un disco duro, sector a sector, escribiendo ceros o secuencias aleatorias de caracteres, en una o varias pasadas, por si uno lo que quiere es destruir información completamente y a prueba de técnicas forenses. Se puede descargar en formato ISO de http://www.dban.org. Os recomiendo que uséis la opción “Quick Erase” (borrado rápido), porque es la más rápida y aún así tarda tres horas y media (3:30 horas, 210 minutos) para borrar 465 GB.

  • Problema: tras usar DBAN, el proceso comienza a funcionar pero falla a la mitad.

En caso de usar DBAN y lanzarnos a recuperar el sistema, fallará con bastante probabilidad. A mí me falló cuando, una vez copiados los ficheros, el sistema se reinicia para ir instalando secuencialmente servicios y controladores. En ese punto apareció un error que denunciaba que el sistema se había reiniciado inesperadamente, o que había ocurrido un error desconocido, y que había que volver a empezar. Y si volvía a empezar, volvía a pasar. Eternamente.

Después de intentar obtener soporte del fabricante de mi portátil en garantía (estaba en mi derecho ya que el PC, fabricado por HP, en garantía, había creado un juego de discos de recuperación que no funcionaban) y enfadarme hasta el infinito con ellos como os contaré al final de al entrada, me puse a buscar por Internet posibles soluciones y ver atajos para desbloquear el proceso y que continuase, y conseguí llegar a lo que parecía el último paso. Pero lo que ocurrió es que cuando se iba a mostrar el escritorio de Windows, recibí un lacónico “Windows no se ha podido instalar en este equipo. Es necesario reiniciar el proceso de instalación. Pulse aceptar para reiniciar la instalación” (o algo similar). Y otra vez en un bucle.

Decidí tirar de recursos propios y tratar de abrir una ventana de comandos para tratar de investigar qué demonios había comprado hacía un año y algo, así que en lugar de pulsar “aceptar” pulsé CONTROL + ALT + SUPRIMIR, y conseguí arrancar el Adminstrador de Tareas y ejecutar el proceso explorer.exe. Por arte de birli birloque se apareció ante mí un escritorio de Windows 7, totalmente funcional. Esta situación, de por sí, es ridícula: el programa de instalación se queja de que Windows no se ha instalado, pero ahí está. Eso deja investigar bastantes cosas, una de ellas el estado del disco duro, entrando en Administración de Equipos a través de Herramientas Administrativas. Si en esta situación tan absurda se examina el disco, uno puede ver que no está completamente formateado. Es decir, que hay particiones “por valor de ” unos 100 GB, pero que quedan 360 o más sin particionar.

Ese es el problema.

Estos discos de HP, tan sofisticados ellos (←ironía), necesitan que todo el espacio del disco esté ocupado por particiones en un formato legible por Windows 7. Luego las va a borrar y a rehacer, pero es igual: si no está el disco totalmente ocupado, se pega un leñazo en alguna parte del proceso, y no termina. O termina, pero mal. O termina bien pero él cree que mal. En cualquier caso, si se estira la partición de sistema en esa situación hasta ocupar todo el espacio del disco y se renicia, de nuevo, todo el proceso de recuperación, entonces ya sí se obtiene éxito en el proceso de recuperación y se tiene el equipo como nuevo.

Así pues, anotad el proceso seguro para evitar fallos a la hora de recuperar el sistema con estos DVD, en el caso en el que os falle a la primera.

  1. Borrar completamente el disco con DBAN.
  2. Crear una partición que ocupe el total en el disco duro y formatearla en NTFS. Para esto hay que usar un disco con las herramientas oportunas. Hay muchos localizables por Internet, pero uno que puede valer perfectamente es el típico Windows XP que tenemos en el cajón, y que permite preparar el disco manualmente sin instalar el sistema (puesto que vamos a usar los de HP)
  3. Iniciar el proceso de recuperación.

Este proceso, una vez terminado con éxito, restaura además la partición de recuperación.

Conclusiones, críticas y anécdotas:

  1. El procedimiento de recuperación del sistema de HP es de muy mala calidad. Este mecanismo debería ser capaz de preparar un disco duro por él mismo. Máxime cuando es patente que está diseñado para usuarios con poca experiencia, con pocos recursos o como lo queramos ver.
  2. El soporte técnico de HP es nefasto y, en mi opinión, ralla lo ilegal. HP no se digna a antenderte si tu PC no está en garantía. Esto tiene un pase, están en su derecho, pero el problema es que desde su punto de vista, la garantía es de 1 año, no de 2 como por ley es en España. Si estás en tu segundo año de garantía, HP te ignora y escurre el bulto diciendo que el convenio que tiene con el distribuidor es que el segundo año la garantía la gestiona el distribuidor, y que allá te mates llevando el PC a donde lo hayas comprado. A ellos no les vayas con el cuento. Ni siquiera puedes enviar un correo a soporte al cliente para que te indiquen una solución, o para poderles enviar el fichero de trazas que generan sus discos de recuperación si fallan: no te van a atender. Al año de comprar un HP, dejas de importarles como cliente. Y el problema es que si te niegan la ayuda remota, el diagnóstico y el “arrégalo tú mismo con nuestra ayuda”, tienes que dejar un tiempo (un mes) el portátil en la tienda. Lamentable, pero son así. Como para comprar otro HP.
  3. Pedir unos discos de recuperación a HP cuesta 37 € en concepto de transporte. Porque los envían desde Bélgica. Y, por supuesto, no hay zona de descargas para bajarte las imágenes .ISO y grabarlas tú mismo. Iba a preguntarle a al teleoperadora si los traía desde allí un señor de traje y guantes blancos, sobre un cojín de seda y andando, pero me reprimí. Menos mal que no me hicieron falta, que el problema no era de los discos, sino de la calidad de su contenido.

Conclusión: no merece la pena comprar un equipo de marca, como HP. Si vuelvo a comprarme un PC me compraré el equipo por piezas, junto con el disco de Windows 7 OEM y que cada componente aporte sus propios controladores. Como siempre se hizo y como siempre funcionó bien. No merece la pena comprar algo que, se supone, incluye un acabado y un soporte técnico mejor que el típico PC de la tienda del barrio, pero que a la hora de la verdad defrauda, y mucho.

Y que conste que el portátil, como máquina, es una maravilla. Lo que da pena es la empresa que lo fabrica y lo envuelve en un halo de “amigable para el usuario”, pero luego te dejan en la estacada de una forma lamentable y penosa.

About these ads

3 pensamientos en “Resolución de problemas al recuperar Windows 7 en un HP Pavillion

  1. Puto amo que razón tienestengo lamismaopinión ya que a mí me pasó exáctamentelo mismo :C

  2. Suscribo todo lo dicho punto por punto y añado: a HP le importan un comino sus clientes, solo te atiende por cortesía el primer año (bueno, más bien porque se lo exige la Ley).
    Jamás volveré a comprar ningún producto de estos caraduras.

  3. VISTO TODO ESTE ABUSO – que es una estafa – COMPRAREMOS LOS ORDENADORES QUE FABRICAN EN LA INDIA POR 60.- € Y TIRARLOS CUANDO FALLEN… RESULTA MEJOR Y MAS BARATO.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s