Archivos mensuales: julio 2013

¿Dónde debo hacer el ceda el paso al incorporarme a una vía?, ¿por qué?

Hola. Voy a explicar algo que, aunque a muchos os parezca evidente, no debe serlo tanto a juzgar por la cantidad de coches que tengo que esquivar todos los días yendo al trabajo. ¿Dónde debo hacer el ceda el paso cuando me incorporo a un carril? Ved la maravillosa representación gráfica que acabo de hacer a mano alzada con mi ratón:

Lugar para hacer un ceda el paso en una incorporación
Lugar para hacer un ceda el paso en una incorporación (tic verde)

El tic verde indica “correcto”, el aspa roja indica “mal”.

En el primer momento en que vemos por el retrovisor (o girando la cabeza: si no tienes a nadie delante es mucho mejor girar la cabeza porque se ve mejor) el tráfico del carril al que nos queremos incorporar, debemos hacer un ceda el paso, esté pintado o no en la calzada, ¡un poquito de sentido común! Esto es, aminorar la marcha para poder examinar el tráfico del carril, y ceder el paso a los coches que vienen (si vienen). En el punto marcado con el tic verde. Incluso, si es necesario, nos detenemos. En el momento en el que sea seguro incorporarnos al carril, aceleramos de tal forma que, al final del carril de aceleración (más o menos donde el aspa roja), nos hayamos impulsado a una velocidad permitida en la vía a la que nos incorporamos, y más importante: adecuada a sus condiciones de estado, tiempo, y al estado de nuestro coche, y a nuestra experiencia. Es decir: a la velocidad adecuada, que no tiene por qué ser la máxima permitida.

¿Por qué no podemos hacer el ceda el paso en el aspa roja? Es evidente: porque no aprovechamos el carril de aceleración. Si lo hacemos en el aspa roja nos incorporaríamos en la vía a 5, 10 ó 20 km/h como máximo en una vía que, en el caso de una autopista o autovía, puede tener una velocidad máxima de 100 ó 120 km/h. Por seguir en el ejemplo de la autopista:

  1. Para empezar, en una autopista está prohibido circular por debajo de 80 60 km/h, y no es baladí: si nos incorporamos a 20 km/h, cualquier coche que nosotros veamos en el horizonte nos puede alcanzar en segundos, creando una situación extremadamente peligrosa para todo el mundo.
  2. “Eso no es cierto, porque el carril de la derecha es el de los lentos: si viene alguien, que se aparte”. Esto es una estupidez. Si es lo que pensabas, lo siento pero es estúpido pensarlo. Es obligatorio circular por el carril de más a la derecha excepto al adelantar o en situaciones en las que el tráfico es tan denso que se desvirtúa la diferencia entre circular y adelantar.
  3. “Como se debe facilitar la incorporación a la vía, que se aparten un poco que no pasa nada”. Tampoco es así. Se debe facilitar la incorporación al carril por parte de otros vehículos, pero (en la misma página del código lo pone, además) en ningún caso se debe uno cambiar de carril: tiene preferencia quien ya está circulando por la vía. Si estás circulando por la vía, puedes hacer varias cosas para facilitar la incorporación: puedes aminorar un poco la marcha dentro de márgenes permitidos y de seguridad, y si no entorpecemos el tráfico, puedes adelantar a quien se está incorporando… pero todo eso nunca lo decide quien se incorpora, sino el que está circulando ya por la vía, así que al incorporarse se debe hacer el ceda el paso: sí, o sí.
  4. A veces no se tiene más remedio. Siempre uno puede manejar un poco la situación, pero es cierto que hay carriles de aceleración que no miden más de 10 metros, otras veces las incorporaciones están puestas en lugares de visibilidad muy precaria… todo el mundo conoce salidas o entradas en la autopista “que son una mierda”. En este caso, yo intento evitar estos lugares siempre que puedo, y si no puedo evitarlos, espero el tiempo que haga falta y elevo al máximo la precaución haciendo el ceda el paso.
  5. Es que si me paro en el tic verde el de detrás me pita. Es su problema porque es un ignorante.

Todos los días (todos los días) soy testigo de frenazos, pitadas, insultos y manos por la ventanilla porque mucha gente no sabe incorporarse a una autovía.

La gestión del historial en WhatsApp

Si alguien necesita la definición de chapuza, que tenga en cuenta el historial de WhatsApp.

Es una auténtica chapuza.

Es lo que hace que WhatsApp no sirva para más que para mensajes insulsos, chorras, carentes de cualquier tipo de valor histórico, del tipo:

¿Vamos a comer?

Vale

Venga, estoy abajo

Coy, dijo Boy, digo hoy, digo
koy PUATAMIERDA corruptor
VOY!!!

Coño, coRRECtor

🙁

xD

Total, si lo usas para algo importante tienes un 70% de probabilidades de no poder consultarlo más tarde en caso de necesidad.

En serio: ¿en qué cabeza cabe? Los hechos son tal que así:

  1. No se puede consultar el historial de una conversación si las has cerrado. O sea, o tienes todas las conversaciones de tu historia abiertas, o te olvidas.
  2. Sólo se guarda el historial durante 7 días. Aunque tengas todas las conversaciones de toda tu vida abiertas, da igual: mejor te vas olvidando de todo lo que sea más antiguo que la semana pasada.
  3. No se puede examinar ni exportar el historial desde la propia aplicación.
  4. Para restaurar el historial hay que desinstalar la aplicación y volverla a instalar, ya que no hay un botón a tal efecto.

Cualquier otra cosa que queramos hacer tendremos que hacerlas a manubrio con un explorador de archivos, y no sé qué historias. Más información en la página de preguntas frecuentes de WhatsApp: en la vergonzosa traducción al español de a saber qué dimensión del espacio-tiempo, o en su igual de vergonzosa página en inglés.