Menú

Gabriel Viso

Un blog y un podcast, por Gabriel Viso

Facebook y por qué desinstalé (temporalmente) Whatsapp

Hace un tiempo, cuando Facebook anunció su compra de WhatsApp, borré  mis cuentas y desinstalé la aplicación porque no me gustaba la idea de que Facebook tuviese mi agenda telefónica.

Me explico: en Facebook nunca sigo, nunca “doy Me Gusta”, ni me comunico, con empresas para las que trabajo o con las que trabajo. No quiero darle esa información a la red social porque su publicidad es muy intrusiva y la forma de ceder datos a anunciantes o posicionar la publicidad es confusa. Como no quiero que empresas con las que no trabajo me abrasen como hace Jazztel a través del teléfono fijo, en su momento decidí quitar esa posibilidad eliminando mis cuentas de WhatsApp para que Facebook no explotase mi agenda.

Probablemente os preguntéis cómo puede Facebook usar la agenda de WhatsApp para hacer negocio posicionando publicidad. Es fácil:

  1. WhatsApp (y ahora Facebook) relaciona números de teléfono entre sí de forma anónima.
  2. Los números de teléfono comerciales son públicos (p.e.: el número de un restaurante). Es decir, Facebook conoce o puede conocer los teléfonos de atención al cliente de casi cualquier empresa porque son de dominio público y publicitado.
  3. Si metes tu número de teléfono en Facebook, o si en WhatsApp pones como “nombre para mostrar” el nombre real que has dado a Facebook, entonces esta red social ya relaciona tu número de teléfono contigo y con tu cuenta.
  4. Si además de haber metido tu número de teléfono en Facebook tienes WhatsApp, el análisis que tiene que hacer Facebook para relacionarte con los restaurantes a los que vas, tu aseguradora, tu banco, etc., les hayas dado un “me gusta” o no, es trivial. Porque pueden relacionar tu nombre con los teléfonos de atención al cliente que tienes en tu agenda de WhatsApp.

Sin embargo llevo observando un tiempo que la frecuencia con la que llamo a números de atención al cliente y de empresas comerciales desde mi teléfono personal ha disminuido tanto, que me compensa eliminar los contactos correspondientes de mi teléfono (que es lo que no quiero que tenga Facebook) y volver a usar WhatsApp.