Seguridad en internet (en la práctica).

Que entren en tu correo laboral puede provocar tu despido o incluso un juicio, y que roben tu cuenta de facebook puede provocarte muchos problemas, muy graves, de reputación personal y profesional (incluyendo, también, algún juicio)… y éstos son sólo dos ejemplos concretos.

Hace poco escribía sobre la ingeniería social, una entrada algo alarmista, asustaviejas, o “trenecito de la bruja” si queréis. Hablaba del peligro de poner respuestas reales a la hora de usar preguntas de seguridad del tipo a “¿En qué hospital naciste?” o contraseñas que tengan que ver con nuestra vida personal. Hacía hincapié en que al hacerlo dábamos muchas pistas sobre nuestras contraseñas a cualquiera que nos conociese. Sobre todo si contestábamos con respuestas reales a las preguntas de seguridad.

Pues bien, no sería muy valiente por mi parte asustaros con la posibilidad de sufrir toda suerte de desastres sin dar soluciones, así que voy a escribir una serie de entradas al respecto, de las cuales ésta es la primera. Entradas en las que os propondré técnicas que personalmente pongo en práctica para mantener mis datos, cuentas y andaduras por internet medianamente a salvo. ¿Que os parecen excesivas?, no pasa nada: la seguridad es cosa de cada uno. ¿Que os parecen flojas y tenéis alguna sugerencia?, se agradecen propuestas en los comentarios. ¿Que las conocéis ya, y las aplicáis? Mejor que mejor. No estoy inventando nada :)

Sigue leyendo

Comprobar el estado de la batería con el menú de pruebas de Android

Muchas veces, cuando tenemos un teléfono con cierto tiempo, nos encontramos que nuestra batería dura menos pero no sabemos realmente por qué, ya que desde que tenemos el dispositivo nuestro patrón de uso ha evolucionado. Un ejemplo podría ser que ahora usemos 5 redes sociales en el móvil cuando antes sólo usábamos twitter, o que de usar WhatsApp como herramienta de mensajería ahora tengamos esa más Hangouts, más Facebook Messenger y alguna otra más de rebote, como Skype. Cuando esto ocurre, es difícil saber si la salud de la batería está mal y por lo tanto deberíamos sustituirla, o si todo funciona dentro de los parámetros normales y más que sustituirla podríamos comprar algo suplementario, como otra batería para llevar encima cargada (y bien envuelta para evitar cortocircuitos accidentales). Para salir de dudas y saber si la batería está bien, Android tiene una utilidad oculta que se accede a través de un código especial de marcado.

*#*#4636#*#*

Marcando el código *#*#4636#*#* (no es necesario pulsar la tecla de marcado) obtendremos un menú oculto de pruebas.

Screenshot_2013-12-16-19-06-53

Este menú, entre otras cosas, nos permitirá conocer el estado de la batería, o al menos la opinión de Android acerca de ello en función de términos tan precisos como “buena salud” (← ironía). Sí que podemos ver por nosotros mismos, por ejemplo, si el voltaje de la misma se corresponde con lo que reza en la etiqueta con cierto margen de error; esto es importante ya que un voltaje más bajo de lo normal es, en muchas ocasiones, causa de fallos o lentitud anómala en el terminal.

Screenshot_2013-12-16-19-07-08

Personalmente y quitando la curiosidad de las estadísticas de uso de aplicaciones instaladas en el teléfono no encuentro demasiado útiles para el usuario el resto de las opciones del menú de pruebas.

Fuente: Techerator

Elementary OS

Elementary OS es una distribución de Linux prácticamente recién nacida, basada en Ubuntu (que, a su vez, se basa en Debian).

Uno de los aspectos diferenciales que ofrece es su escritorio / consola gráfica, Pantheon Shell. Casi 100% inspirado en el interfaz de usuario de Mac OS X, y aunque construido parcialmente sobre las librerías GTK, nace totalmente al margen de las nuevas estridencias impuestas por Gnome 3.x.

essentialos

Aunque es todavía una beta y a veces sus programas propios dejan de responder, en general su rendimiento y estabilidad es lo suficientemente bueno en un equipo con hardware más o menos normal.

Totalmente recomendable para quien, como yo, ve Gnome 3.x como una fuente de estrés y un auténtico dolor de cabeza. Me la ha descubierto Himliano.

Raspberry Pi

Pues resulta que mi hermano Esteban me regaló por Reyes una Raspberry PI “modelo B” que recogí hace unos pocos fines de semana. Una Raspberry Pi es un ordenador muy sencillo y de bajo coste (aprox. 35 €). El modelo B tiene un microprocesador del estilo a los que podemos encontrar en un teléfono móvil, un procesador gráfico dedicado, 512 MB de RAM y una serie de ranuras de expansión que permiten conectar otras placas. Además, tiene dos puertos USB, un micro-USB para la alimentación (con un cargador de teléfono móvil se alimenta perfectamente), un puerto HDMI, salida de vídeo y audio y red Ethernet. Para cargar un sistema operativo (lo más frecuente es partir de una variante de Debian GNU/Linux llamada Raspbian) tiene una ranura de tarjetas SD. Con esto se pueden hacer muchas cosas, como controlar sensores y acondicionadores para hacer cosas realmente espectaculares (como fotografiar gotas de agua en el momento preciso), programar, experimentos de domótica, y una larga lista de aplicaciones entre las que se encuentran montar un reproductor multimedia de alta definición, y tener un centro de descargas dedicado en casa.

Los primeros pasos son muy divertidos, como pasa con cualquier cacharro nuevo, pero más artesanal (y eso es lo bueno). El único problema que tengo es mecánico: si os fijáis en la foto, el conector HDMI no queda a ras de la caja de plástico, por lo que el cable que tengo no hace buen contacto. Siempre que quiero conectarla al televisor tengo que quitarle la tapa. Estoy en progreso de “aligerado” de la caja, pero necesito unas buenas herramientas para dejar el hueco bien limado y no hacer un destrozo.

Ahora mismo tengo 2 tarjetas SD preparadas.

Una de ellas la uso para centralizar las descargas de Bittorrent, mediante el Transmission, que es un cliente de Bittorrent muy ligero. Más concretamente, uso el transmission-daemon, que es lo mismo pero en forma de programa residente. Este “demonio” se inicia con el arranque de la Raspberry, al mismo tiempo que se monta el disco duro externo conectado por USB, y las descargas continúan automáticamente tan pronto como la Raspberry se enchufa a la corriente y a la red. Para controlarla, uso el interfaz Web de transmission desde un PC cualquiera que esté conectado a la red de casa, el móvil o la tableta. Si necesito realizar mantenimiento, me conecto a la Raspberry usando ssh, ya que no tengo un teclado y un ratón de sobra.

En la otra tarjeta tengo la Xbian, que es una variante orientada al montaje de un reproductor multimedia de alta definición. Esta distribución lo único que hace es ejecutar el xbmc, que es el propio reproductor multimedia y que se puede controlar desde el móvil con una aplicación que hace las veces de mando a distancia si ambos están conectados a la misma red doméstica. Los resultados son muy buenos, ya que reproduce muchos formatos y es capaz de reproducir vídeos de alta definición sin inmutarse. Además tiene muchas posibilidades en lo que se refiere a vídeo bajo demanda, ya que se pueden instalar muchas fuentes de contenido para ver directamente por internet (en otros idiomas distintos al español), sin tener que descargar nada.

El siguiente paso es juntar las dos aplicaciones e instalar en la tarjeta con Xbian el Transmission, para automatizar las descargas y la reproducción en la misma sesión y sin tener que cambiar la tarjeta de la Raspberry, lo cual sería lo ideal. La domótica y los montajes electrónicos quedan para más adelante, al menos para cuando termine el curso que hago los fines de semana, pero todo llegará. Seguro.

Llamada perdida – versión 0.1.0

Acabo de publicar hace unos minutos la nueva versión de Llamada Perdida, de la que os hablaba hace unos días. Las novedades, recordamos, eran básicamente que podíamos escoger el color del LED para la notificación de las llamadas perdidas, guardando dicha configuración entre reinicios del dispositivo. Además, tiene un icono mucho más bonito (¡dónde va!).

Esta versión incorpora una pantalla de opciones disponible en Opciones / Aplicaciones de terceros para configurar el color y con información sobre la versión. Esta pantalla, si tenemos el dispositivo en Español sale en Español; en cualquier otro caso sale en Inglés.

Aplicaciones de tercerosOpciones

La lista definitiva de colores es:

  • Violeta (valor por defecto)
  • Rojo
  • Azul
  • Verde
  • Amarillo
  • Blanco
  • Turquesa

Actualizaciones en Android que nunca llegan

A la hora de escoger un nuevo teléfono móvil no nos solemos fijar en él como un ordenador, sino como un teléfono. Es lo lógico. Sin embargo, cuando se escoge un smartphone, deberíamos tener en cuenta que, poco a poco, ciertas consideraciones propias de un ordenador se van trasladando a esta nueva generación de móviles.

Una de ellas, que está muy de moda ahora (véase el subforo Android del foro de Vodafone), son las actualizaciones. Un dispositivo tan polivalente como los smartphone necesita actualizaciones periódicas de su sistema operativo ya que, al igual que le pasa a los ordenadores, llega un momento en el que algo falla y necesita corregirse. Cuantas más funciones hay implementadas en un dispositivo, más puntos de fallo hay. No se trata de querer actualizar un sistema operativo porque seamos más o menos snobs, sino porque probablemente haya alguna función que necesite ser revisada.

Sigue leyendo

Llamada perdida

Después de conseguir las claves de firmado de aplicaciones para BlackBerry y de crear un nuevo blog con alojamiento de archivos, he publicado la primera aplicación para BlackBerry hecha por mí. Se trata de suplir una carencia del modelo de teléfono que tengo, la Curve 3G. Este teléfono no notifica con el LED las llamadas perdidas.

La aplicación Llamada Perdida (no, no me he cansado mucho pensando en el nombre) hace que, desde el momento en que la instales, el LED parpadee en color violeta cuando tienes una llamada perdida, hasta que abras la lista de llamadas. En el enlace anterior está disponible una reseña de la misma, la descarga OTA (Over The Air, es decir, a través de la red inalámbrica), el texto de la licencia GPL v3 y el código fuente.

Aseguraos de leer bien las notas de la aplicación presentes en el mismo post de mi nuevo blog antes de descargaros nada, porque hay ciertos temas que hay que tener en cuenta.

Actualización: nueva entrada para comentar cómo funciona el código de Llamada Perdida.