Comprobar el estado de la batería con el menú de pruebas de Android

Muchas veces, cuando tenemos un teléfono con cierto tiempo, nos encontramos que nuestra batería dura menos pero no sabemos realmente por qué, ya que desde que tenemos el dispositivo nuestro patrón de uso ha evolucionado. Un ejemplo podría ser que ahora usemos 5 redes sociales en el móvil cuando antes sólo usábamos twitter, o que de usar WhatsApp como herramienta de mensajería ahora tengamos esa más Hangouts, más Facebook Messenger y alguna otra más de rebote, como Skype. Cuando esto ocurre, es difícil saber si la salud de la batería está mal y por lo tanto deberíamos sustituirla, o si todo funciona dentro de los parámetros normales y más que sustituirla podríamos comprar algo suplementario, como otra batería para llevar encima cargada (y bien envuelta para evitar cortocircuitos accidentales). Para salir de dudas y saber si la batería está bien, Android tiene una utilidad oculta que se accede a través de un código especial de marcado.

*#*#4636#*#*

Marcando el código *#*#4636#*#* (no es necesario pulsar la tecla de marcado) obtendremos un menú oculto de pruebas.

Screenshot_2013-12-16-19-06-53

Este menú, entre otras cosas, nos permitirá conocer el estado de la batería, o al menos la opinión de Android acerca de ello en función de términos tan precisos como “buena salud” (← ironía). Sí que podemos ver por nosotros mismos, por ejemplo, si el voltaje de la misma se corresponde con lo que reza en la etiqueta con cierto margen de error; esto es importante ya que un voltaje más bajo de lo normal es, en muchas ocasiones, causa de fallos o lentitud anómala en el terminal.

Screenshot_2013-12-16-19-07-08

Personalmente y quitando la curiosidad de las estadísticas de uso de aplicaciones instaladas en el teléfono no encuentro demasiado útiles para el usuario el resto de las opciones del menú de pruebas.

Fuente: Techerator

Elementary OS

Elementary OS es una distribución de Linux prácticamente recién nacida, basada en Ubuntu (que, a su vez, se basa en Debian).

Uno de los aspectos diferenciales que ofrece es su escritorio / consola gráfica, Pantheon Shell. Casi 100% inspirado en el interfaz de usuario de Mac OS X, y aunque construido parcialmente sobre las librerías GTK, nace totalmente al margen de las nuevas estridencias impuestas por Gnome 3.x.

essentialos

Aunque es todavía una beta y a veces sus programas propios dejan de responder, en general su rendimiento y estabilidad es lo suficientemente bueno en un equipo con hardware más o menos normal.

Totalmente recomendable para quien, como yo, ve Gnome 3.x como una fuente de estrés y un auténtico dolor de cabeza. Me la ha descubierto Himliano.

Raspberry Pi

Pues resulta que mi hermano Esteban me regaló por Reyes una Raspberry PI “modelo B” que recogí hace unos pocos fines de semana. Una Raspberry Pi es un ordenador muy sencillo y de bajo coste (aprox. 35 €). El modelo B tiene un microprocesador del estilo a los que podemos encontrar en un teléfono móvil, un procesador gráfico dedicado, 512 MB de RAM y una serie de ranuras de expansión que permiten conectar otras placas. Además, tiene dos puertos USB, un micro-USB para la alimentación (con un cargador de teléfono móvil se alimenta perfectamente), un puerto HDMI, salida de vídeo y audio y red Ethernet. Para cargar un sistema operativo (lo más frecuente es partir de una variante de Debian GNU/Linux llamada Raspbian) tiene una ranura de tarjetas SD. Con esto se pueden hacer muchas cosas, como controlar sensores y acondicionadores para hacer cosas realmente espectaculares (como fotografiar gotas de agua en el momento preciso), programar, experimentos de domótica, y una larga lista de aplicaciones entre las que se encuentran montar un reproductor multimedia de alta definición, y tener un centro de descargas dedicado en casa.

Los primeros pasos son muy divertidos, como pasa con cualquier cacharro nuevo, pero más artesanal (y eso es lo bueno). El único problema que tengo es mecánico: si os fijáis en la foto, el conector HDMI no queda a ras de la caja de plástico, por lo que el cable que tengo no hace buen contacto. Siempre que quiero conectarla al televisor tengo que quitarle la tapa. Estoy en progreso de “aligerado” de la caja, pero necesito unas buenas herramientas para dejar el hueco bien limado y no hacer un destrozo.

Ahora mismo tengo 2 tarjetas SD preparadas.

Una de ellas la uso para centralizar las descargas de Bittorrent, mediante el Transmission, que es un cliente de Bittorrent muy ligero. Más concretamente, uso el transmission-daemon, que es lo mismo pero en forma de programa residente. Este “demonio” se inicia con el arranque de la Raspberry, al mismo tiempo que se monta el disco duro externo conectado por USB, y las descargas continúan automáticamente tan pronto como la Raspberry se enchufa a la corriente y a la red. Para controlarla, uso el interfaz Web de transmission desde un PC cualquiera que esté conectado a la red de casa, el móvil o la tableta. Si necesito realizar mantenimiento, me conecto a la Raspberry usando ssh, ya que no tengo un teclado y un ratón de sobra.

En la otra tarjeta tengo la Xbian, que es una variante orientada al montaje de un reproductor multimedia de alta definición. Esta distribución lo único que hace es ejecutar el xbmc, que es el propio reproductor multimedia y que se puede controlar desde el móvil con una aplicación que hace las veces de mando a distancia si ambos están conectados a la misma red doméstica. Los resultados son muy buenos, ya que reproduce muchos formatos y es capaz de reproducir vídeos de alta definición sin inmutarse. Además tiene muchas posibilidades en lo que se refiere a vídeo bajo demanda, ya que se pueden instalar muchas fuentes de contenido para ver directamente por internet (en otros idiomas distintos al español), sin tener que descargar nada.

El siguiente paso es juntar las dos aplicaciones e instalar en la tarjeta con Xbian el Transmission, para automatizar las descargas y la reproducción en la misma sesión y sin tener que cambiar la tarjeta de la Raspberry, lo cual sería lo ideal. La domótica y los montajes electrónicos quedan para más adelante, al menos para cuando termine el curso que hago los fines de semana, pero todo llegará. Seguro.

Llamada perdida – versión 0.1.0

Acabo de publicar hace unos minutos la nueva versión de Llamada Perdida, de la que os hablaba hace unos días. Las novedades, recordamos, eran básicamente que podíamos escoger el color del LED para la notificación de las llamadas perdidas, guardando dicha configuración entre reinicios del dispositivo. Además, tiene un icono mucho más bonito (¡dónde va!).

Esta versión incorpora una pantalla de opciones disponible en Opciones / Aplicaciones de terceros para configurar el color y con información sobre la versión. Esta pantalla, si tenemos el dispositivo en Español sale en Español; en cualquier otro caso sale en Inglés.

Aplicaciones de tercerosOpciones

La lista definitiva de colores es:

  • Violeta (valor por defecto)
  • Rojo
  • Azul
  • Verde
  • Amarillo
  • Blanco
  • Turquesa

Actualizaciones en Android que nunca llegan

A la hora de escoger un nuevo teléfono móvil no nos solemos fijar en él como un ordenador, sino como un teléfono. Es lo lógico. Sin embargo, cuando se escoge un smartphone, deberíamos tener en cuenta que, poco a poco, ciertas consideraciones propias de un ordenador se van trasladando a esta nueva generación de móviles.

Una de ellas, que está muy de moda ahora (véase el subforo Android del foro de Vodafone), son las actualizaciones. Un dispositivo tan polivalente como los smartphone necesita actualizaciones periódicas de su sistema operativo ya que, al igual que le pasa a los ordenadores, llega un momento en el que algo falla y necesita corregirse. Cuantas más funciones hay implementadas en un dispositivo, más puntos de fallo hay. No se trata de querer actualizar un sistema operativo porque seamos más o menos snobs, sino porque probablemente haya alguna función que necesite ser revisada.

Sigue leyendo

Llamada perdida

Después de conseguir las claves de firmado de aplicaciones para BlackBerry y de crear un nuevo blog con alojamiento de archivos, he publicado la primera aplicación para BlackBerry hecha por mí. Se trata de suplir una carencia del modelo de teléfono que tengo, la Curve 3G. Este teléfono no notifica con el LED las llamadas perdidas.

La aplicación Llamada Perdida (no, no me he cansado mucho pensando en el nombre) hace que, desde el momento en que la instales, el LED parpadee en color violeta cuando tienes una llamada perdida, hasta que abras la lista de llamadas. En el enlace anterior está disponible una reseña de la misma, la descarga OTA (Over The Air, es decir, a través de la red inalámbrica), el texto de la licencia GPL v3 y el código fuente.

Aseguraos de leer bien las notas de la aplicación presentes en el mismo post de mi nuevo blog antes de descargaros nada, porque hay ciertos temas que hay que tener en cuenta.

Actualización: nueva entrada para comentar cómo funciona el código de Llamada Perdida.

(Eco) Manifiesto: En defensa de los derechos fundamentales en internet

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial – un organismo dependiente del ministerio de Cultura -, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Copiado de Facebook y visto por primera vez en Weblogs, S.L.

Cómo desintalar GRUB de un PC con Vista sin un disco de instalación

grub

NOTA: Jose nos cuenta en un comentario que este proceso es válido también para Windows 7.

Cuando instalas GNU/Linux y, por la razón que sea, decides dejar de usarlo, que no se te ocurra borrar la partición sin más, porque si lo haces GRUB deja de funcionar y no hay modo de cargar ningún otro sistema operativo del PC. Primero hay que desinstalar GRUB (técnicamente, machacarlo con el sistema de arranque de Windows) y luego borrar la partición, siempre en ese orden. Eliminar GRUB no es trivial en muchos casos, ya que por lo general los discos de reparación de Windows Vista de los fabricantes ni lo eliminan ni proporcionan medio alguno para poder hacerlo.

En el caso de Windows XP, con el CD de instalación o con cualquier disquete de arranque existía una herramienta llamada fdisk que, con un mágico fdisk /mbr, dejaba el registro de arranque maestro (MBR=Master Boot Record) como nuevo, retirando GRUB del arranque y restaurando el arranque normal de Windows. Con Windows Vista esa herramienta ha sido sustituida por bootrec.

¿Cuál es el problema? Que bootrec puede no estar instalado en el sistema, con lo cual no vale ejecutar la ventana de ms-dos para utilizarlo. Habría que irse, o bien a un Disco de Recuperación de Windows Vista, o bien al disco de instalación.

El disco de recuperación de Windows Vista puede crearse mediante la utilidad “Inicio>Todos los Programas>Mantenimiento>Crear disco de recuperación” y metiendo un CD virgen en la grabadora.

Pero, ¿qué hacer cuando la versión de Windows Vista preconfigurada por el fabricante (como es mi caso) no tiene la opción de crear el disco de recuperación? ¿Qué hacer cuando el disco “de reparación” del fabricante tampoco actúa como disco de instalación y por lo tanto no tiene bootrec por ningún lado? Ese es mi caso, como el de miles de personas. Yo tengo un portátil con Windows Vista Home Premium que no trae el DVD de instalación, sino el típico DVD de reparación, preparado por el fabricante, que sirve para restaurar la “plataforma” de fábrica. Y este disco no repara el MBR, ni trae bootrec, ni actúa como disco de recuperación, ni permite crear el disco de recuperación, a pesar de que tiene instalado el Service Pack 1.

Pongo esta entrada de “hazlo tú mismo” porque en su día lo sufrí mucho.

  1. Descargar una imagen ISO del Disco de Recuperación de Windows desde Neosmart: http://neosmart.net/blog/2008/windows-vista-recovery-disc-download/. Ocupa unos 120 MB y hay versiones de 32 y 64 bits. Está en inglés.
  2. Grabar la imagen en un CD virgen, con la opción adecuada (obviamente no vale con grabar el fichero ISO en un CD, tienes que localizar en tu programa de creación de CD y DVD la opción de “Grabar CD desde imagen”/”Grabar imagen de CD”, o similar).
  3. Configurar la Bios para que el PC arranque primero desde el CD, si es que eso no ocurre ya.
  4. Meter el CD en la unidad.
  5. Reiniciar.
  6. Seleccionar la configuración de idioma del teclado, click en “Next”.
  7. Seleccionar “Repair your computer“, no “Install now”, ya que no funcionará.
  8. Seleccionar el Windows Vista que se desea reparar (en el caso de que tengas varios; si no, el que sale) y “Next“.
  9. “System prompt”. Ahí, se abre una consola de ms-dos (viejo y glorioso ms-dos) donde podemos ejecutar bootrec /FixMbr. El proceso lleva menos de un segundo.
  10. Reiniciar.

Sabremos que hemos tenido éxito si no aparece el menú de GRUB. Si el proceso fallase, que no debería fallar (lo acabo de realizar hace escasa media hora), recomiendo que se lea el artículo de Microsoft acerca del uso de bootrec, en la dirección http://support.microsoft.com/kb/927392.

Tras ello ya se puede eliminar la partición de Linux sin problemas. En mi caso, he eliminado GNU/Linux porque, al corregir un defecto de VirtualBox que me impedía usarlo en el portátil, ya puedo utilizarlo cómodamente de modo virtualizado.

Linux en casa y el inevitable “pero es que” de la satisfacción del usuario

triangulo-ssoo2Utilizar un PC con un sistema operativo basado en GNU/Linux y disfrutar en casa del ocio y el trabajo del mismo modo fácil y prefabricado que ofrecen Windows y MacOS es difícil, pero es lo que queremos. El panorama de la informática de escritorio (o de portátil) es un triángulo formado por tres vértices, Windows, MacOS y Linux, y dentro del triángulo están las tareas: jugar, trabajar, conectarse a las redes, disfrutar de los productos multimedia actuales, de los estándares de documentación y productividad vigentes y de toda la gama de periféricos disponibles. Dentro del triángulo está la experiencia y la satisfacción del usuario. Si bien en la facilidad de uso Linux ya es un producto serio y competitivo, no lo es en lo que deja hacer por defecto, desde el minuto cero. En ese sentido, ese triángulo no es regular, no es equilátero: el vértice que ocupa Linux se aparta del centro hasta el punto de constituir un serio defecto de concepto, al menos para el usuario doméstico. Y sobre todo para el usuario doméstico del que hablo: el usuario que se considera apolítico en términos de uso de un ordenador personal, que ve la libertad del software como algo bueno, pero como beneficio personal cuestionable, o marginal. Es un usuario mayoritario en la sociedad en la que vivimos.

Los usuarios domésticos somos gente muy simple y, por eso mismo, muy complicada de satisfacer. Queremos algo simple, potente, de calidad y divertido, y al alcance del dedo índice, más allá de cualquier filosofía trascendental (ojo: más allá de una filosofía no significa que haya que darle la espalda). El vértice del triángulo de Linux está, en cierto modo, apartado del contenido debido al extremo al que se ha llevado una corriente filosófica que se basa en la libertad del software como pilar fundamental de las distribuciones. Los núcleos organizadores de muchas distribuciones apartan todo aquello que no se auste a la definición de software libre de la FSF, recogida en la licencia  GPL, de los canales de actualización y distribución automática, obligando al usuario a remangarse y trabajar. Independientemente de lo capaces que seamos de hacerlo funcionar, no queremos ser nosotros el que lo tengamos que hacer. Quien debe invertir en la calidad de un producto es el que lo fabrica, no el usuario. Yo soy Ingeniero de Telecomunicación. Algo sé, pero no quiero invertir tiempo libre en trabajar para poder disfrutar.

En teoría, todas o casi todas las distribuciones tienen medios para instalar productos que no siguen la licencia general de las mismas, como son los controladores propietarios de los periféricos, algunos programas de productividad, algunos compiladores. El problema es que en la instalación básica eso no se incluye, teniendo que obtener los paquetes correspondientes a esa distribucion de orígenes alternativos, y en muchas ocasiones de fuera de la distribución. Y eso, en la práctica, obliga a que sea el usuario final sea quien debe trabajar en su casa para acercar Linux a la experiencia que él quiere. Obliga al usuario a invertir (¿pocas?) horas en incrementar la calidad, desde el punto de vista de su experiencia, del Sistema Operativo, configurando orígenes de software en el apartado de instalación de software, haciendo descargas manuales,… Dejar el apartado multimedia de una distribución como Ubuntu lleva, si se sabe hacer de antemano, un promedio de una hora entre descargas y configuraciones; si no se sabe hacer ese espacio de tiempo puede llegar a triplicarse, y lo peor es que ese proceso cambia de una versión a otra de la misma distribución. Es decir, desde que instalas el sistema hasta que puedes explotar toda tu biblioteca audiovisual (DVD comerciales, DivX, MP3, AAC, Flash, …), y tu repertorio de herramientas de productividad (Adobe Reader, Java, por ejemplo) tienes horas que invertir y trabajo que hacer. Y no digamos ya si queremos habilitar todas las opciones de hardware del ordenador (portátil, en mi caso: escalado de frecuencia, monitores de temperatura,…) y los controladores gráficos, los del fabricante, de una tarjeta ATI: un auténtico circo.

Linux estará a la orden del día en este sentido cuando el purismo en las licencias del software que se ofrece por defecto en los canales oficiales de las distribuciones sepa convivir con una opción mixta. Es decir, cuando desde el minuto 0 se pueda dejar configurado el sistema como un centro doméstico de ocio y productividad totalmente comparable y compatible con lo que dan Windows y Mac por defecto, con sólo marcar una opción, entonces Linux será igual de competitivo que MacOS y Windows en satisfacción del usuario. Mientras no se consiga, Linux en casa cargará con el inevitable:“pero es que para conseguir X te lo tienes que trabajar un ratito, por poco que sea, y con los otros, no“.

Los mismos usuarios de Linux, sus peores enemigos

penguincomputingQuiero avisar antes de nada de que este artículo contiene cierta carga de opinión personal, a la que creo que tengo derecho tras 11 años usando GNU/Linux (en adelante, Linux, por abreviar), en muchas distribuciones diferentes como son Red Hat (viví el nacimiento de Fedora), Mandrake (viví el cambio de nombre a Mandriva), Ubuntu, Debian, Xandros y Knoppix. Este artículo trata de usuarios con los que no quiero tener trato y que lamento que usen el mismo sistema operativo que yo, que creo que hay que darles de comer aparte y que deberían cerrar sus bocazas para no perjudicar a los demás usuarios de Linux y a Linux mismo.

La frase del título la he leído en este artículo de Matt Asay en CNET que trata sobre las expectativas de venta de Apple (considerado por muchos un producto de lujo) en tiempos de recesión.

Linux desktop users remain their own worst enemies in far too many cases

Los usuarios de Linux son sus peores enemigos en muchísimos casos

Esta frase hace referencia al estrato de usuarios elitistas y dogmáticos, existentes en las comunidadades de usuarios de casi cualquier cosa, y por supuesto el Sistema Operativo Linux no es una excepción. Siempre he sostenido que hay un grupo de usuarios de Linux (da igual la distribución de la que se trate) que hacen de su manera de ver la informática una causa personal y llevan su preferencia por un sistema operativo hasta el absurdo y el agravio, constituyendo ellos mismos un atraso para este maravilloso sistema operativo. A estos señores habría que enseñarles lo que es difundir y compartir, y lo que es hacer el ridículo y ser un vulgar hooligan.

La última noticia al respecto la provocó una chica de Madison, que al recibir un portátil Dell con Ubuntu preinstalado, vio que no podía instalar un CD-ROM de acceso a Internet de Verizon y tampoco tenía Microsoft Word, por lo que parece un requisito indispensable en la metodología de trabajo del Madison Area Technical College (MATC), donde quería estudiar causaron al parecer que esta chica dejase la carrera durante un año.

Sin entrar a discutir en lo absurdo que es que una Facultad o Escuela Técnica ligue una metodología de trabajo a un vulgar procesador de textos, y sin entrar en que “Oh cielos, no tengo Windows” me parece una excusa muy pobre para tomarse un año sabático, lo que me horroriza es la reacción acosadora de un sector (espero, minoritario) de usuarios de Linux: el buzón de correo de la chica, su cuenta de Facebook, y varios servidores relacionados con el caso se llenaron de mensajes acosadores e incluso amenazas motivadas por “la mala publicidad que das a Ubuntu y a Linux con tu actitud“, que superaron con creces los intentos desinteresados de ayudar a esta mujer.

Me parece increíble que haya sucedido y me ofende la situación, ya que siempre he sido (y siempre seré) usuario y defensor de Linux, y espero llegar a ver el día en que las noticias nos regalen que Linux es una opción con la misma cuota de mercado que los otros dos sistemas, Windows y MacOS, entre el público general. A esta gente hay que darles de comer aparte. Creo que Linux no les necesita en absoluto, el resto de usuarios tampoco, y las noticias sólo les necesitan para que los demás sepamos en lo que no hay que caer. En vez de preocuparse por la interoperabilidad entre los distintos sistemas, estos, espero pocos, impresentables caen en actitudes de acoso y amenaza, propias de una mafia.

Fuente completa: este artículo en TGDaily, al que llegué desde esta noticia de CNET, que dejo para otra ocasión.