Menú

Gabriel Viso

Un blog y un podcast, por Gabriel Viso

Colaborar y liderar

Esta entrada trata directamente de mi trabajo. Soy consultor, y desde hace dos años y medio estoy en un proyecto para un grupo bancario español muy importante, trabajando en cuestiones de Arquitectura Técnica. En este tiempo gané algo experiencia y hace algo más de un año fui promocionado a la categoría “Consultant“, un vocablo anglosajón totalmente innecesario si uno piensa en lo que se parece a “Consultor” y que no significa otra cosa que “jefe de equipo”: así de sencillo.

Tengo muy presente que llega el día (de hecho, ya llegó en su día) en el que el consultor se ve formando parte de un equipo heterogéneo, formado por personas de empresas distintas a la suya y que muy probablemente compitan o hayan competido por la adjudicación de un proyecto y que, el cliente, bajo los criterios que considere, piensa que lo mejor es formar un equipo combinado.

En mi opinión, una vez en el “fregado”, no importa de dónde venga la gente con la que hayas trabajado: lo que tienes que hacer es trabajar y tirar del carro para ayudar al cliente a conseguir sus objetivos, y eso pasa por ayudar y motivar al equipo del proyecto que tienes a tu alrededor o a tu cargo. Eso implica, de manera obligatoria, llevarte bien con la gente que te rodea, y si te toca liderar un equipo de personas, debes ayudarles y formarles, si estás en posición de hacerlo y lo necesitan, en todo aquello que les falte para poder hacer sus tareas, dando igual que no sean de tu misma empresa. Hacer propias sus tareas y, por supuesto, hacer de toda crítica algo constructivo. Exactamente igual que si fueran personas de tu empresa, y exactamente igual que si esas personas te tuvieran en el más alto de los pedestales como ejemplo. Es igual cuál sea la realidad: tienes que hacerlo aunque realmente les caigas mal por alguna absurda razón, y consideren que eres un competidor, que tu empresa es peor que la suya o que sus gafas de pasta denotan mayor gusto que las tuyas, de metal. Es igual, tu problema no es lo que piensen, es hacer tu trabajo y tu trabajo en cuanto te ponen el sambenito de “jefe” pasa por que la gente que te rodea piense que trabaja en un equipo. Porque la vida da mil vueltas, todos trabajamos en lo mismo, y todos tenemos que estar cómodos en el trabajo; pero sobre todo, porque es lo normal.

Escribo esta entrada porque a veces lo que uno ve a su alrededor, en el lugar de trabajo (afortunadamente no en su propio entorno y equipo) le revela qué es lo que no hay que hacer, y le inspira para entradas como ésta.